Aumento de glúteos

Consigue el físico deseado

 

Descripción

La cirugía plástica de aumento de glúteos logra mejorar la forma y el tamaño de la zona, gracias a la implantación de prótesis de silicona. En algunos casos podrá utilizarse grasa del propio paciente para realizar el aumento. Anatómicamente el glúteo juega un importante papel estético en nuestro físico y en muchas ocasiones, cuando no estamos conformes con la forma que proyectan, podemos sentir la necesidad de mejorar su forma o volumen para lograr un físico acorde con nuestros deseos.

El volumen de los glúteos se aumenta con prótesis de silicona. Los implantes hoy en día no suponen ningún peligro para el organismo y brindan total seguridad para el contorno corporal, ya que están constituidos por una membrana de elastómero de silicona lisa o texturizada, rellena con gel de silicona de alta cohesividad, con la consistencia y resistencia necesarias para la región.

 

Indicaciones

La cirugía se aplica tanto a hombres como a mujeres. Los hombres cuentan con menor tejido graso subcutáneo. Lo habitual es decantarse por un implante oval si deseamos potenciar una figura de anatomía típica masculina que preserve la depresión trocantérica, obteniendo unas nalgas atléticas.

En la mujer la elección de implantes va a depender de la cantidad de tejido adiposo que tenga. Las prótesis redondas ofrecen una mayor proyección, pero si el tejido adiposo es muy fino, es mejor colocar prótesis ovales de perfil bajo, para que las prótesis no sean perceptibles durante el movimiento. El tamaño de la prótesis se puede escoger en función de la pelvis de la paciente y los deseos de la misma.

  • Mamas de tamaño acorde al biotipo, pero caídas (ptosis), se produce más por un exceso de piel que por un exceso glandular.
  • Mamas vacías después de un embarazo o por una pérdida de peso importante, son mamas con exceso de piel y poco tejido mamario.

 

Resultados y postoperatorio

Los implantes ovales pueden ser muy eficaces para aumentos selectivos si utilizamos la técnica intramuscular, que nos permite mucha variabilidad en la colocación para corregir defectos específicos. En cualquier caso, la técnica elegida siempre estará sujeta a diagnóstico médico.

Tras la intervención, las nalgas verán su volumen aumentado y la forma modificada, tal como habíamos deseado. Las nalgas operadas pasan por varios períodos evolutivos y, a pesar de que el resultado inmediato es muy bueno, será al final del proceso evolutivo – “período tardío”-, cuando las nalgas alcancen su forma definitiva.

El paciente deberá permanecer 2 o 3 días en posición ventral (boca abajo). Eventualmente podrán ocurrir manifestaciones de ardor, que fácilmente se calmarán con los analgésicos recetados.